Mi vida con síndrome de Down - El compromiso